Las lentes progresivas son una combinación entre unas gafas para ver de lejos y unas gafas para ver de cerca.

Son lentes con tecnología, que permiten tener 3 lentes en uno solo con una graduación progresiva, de ahí su nombre. De este modo, la parte inferior de la lente está graduada para ver de cerca, la parte central para una visión intermedia y la superior para ver de lejos.

Podría interesarte: ¿Qué sucede con mi visión después de los 40 años?

A partir de los 40 años, podemos desarrollar vista cansada o presbicia que significa literalmente “ojo anciano” y es una anomalía visual en la que el ojo ya no puede enfocar bien a diferentes distancias.  Las lentes progresivas te permiten volver a ver nítidamente en todas las distancias. Todo en un solo par de gafas.

Una de las grandes ventajas es que puede ser usadas por personas que sufren de presbicia, combinada con algún otro tipo de defecto visual, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, porque corrigen todo con la misma lente.

El objetivo de las gafas progresivas es que puedas ver bien a todas las distancias.

Si quieres saber más sobre los diferentes tipos de lentes progresivas, puedes reservar una cita en una de nuestras ópticas. Contamos con los mejores especialistas y las mejores lentes progresivas.